La lettre d'information du réseau Agter

La asociación AGTER coordina una red internacional de personas que intercambian y reflexionan juntas para mejorar la gobernanza de la tierra, del agua y de los recursos naturales. La red pone a disposición de todos una selección de datos y trabaja a la formulación de propuestas y alternativas frente a los grandes desafios actuales. Este boletín trimestral les presenta las ultimas informaciones de nuestro sitio web : www.agter.asso.fr.

Boletín del 12 noviembre 2015

Viajes de estudio: una metodología para generar procesos de aprendizaje y transformación

por Dayma Echevarría

Dentro de los procesos de aprendizaje para la educación de personas adultas, una de las metodologías utilizadas en los últimos 15 años ha sido la del Viaje de Estudio. Este método se basa en la articulación de las experiencias de los integrantes con los procesos de capacitación de la Educación Popular.

Una metodología propia de “viaje de estudio” ha sido desarrollada por AGTER, (Asociación para mejorar la Gobernanza de la Tierra, del Agua y de los Recursos Naturales) desde su creación en 2005, con una filosofía similar a la que sustenta la organización del fondo de recursos documentales www.agter.org : basarse en la comparación de experiencias reales diversas para construir una visión común y cuestionar las teorías dominantes. Varios viajes de estudio fueron organizados y sus enseñanzas fueron sintetizadas en vídeos o libros para poder ser compartidos con los que no habían participado. Este boletín les permite acceder fácilmente a estos documentos (en español y en francés), y hacer viajes de estudio virtuales.

Dos universitarias que participamos en el primer viaje de 2005 de técnicos cubanos a Francia y España, retomamos con nuestras colegas este concepto, aplicándolo y desarrollándolo en sus actividades sobre el desarrollo territorial en Cuba. Publicamos sobre esta base un libro que sistematiza esta metodología, accesible más abajo. (Bombino Y.; García, M.; Echevarría, D.; Pérez, N.; 2014; Viajes de estudio: experiencia metodológica para el aprendizaje por contraste. CCFD (Comité Católico contra el Hambre y para el Desarrollo-Tierra Solidaria). Ruth Casa Editorial, Panamá.)

El conocimiento es un proceso activo, en el que las personas se apropian a las nuevas informaciones desde las que disponen, al desarrollar acciones de identificación, asociación, simbolización, generalización, reafirmación o negación entre los conocimientos que poseen y las nuevas informaciones. Por ello el viaje de estudio se concibe como un acto creador, de aprender haciendo. En los intercambios promovidos se produce un encuentro entre diferentes lógicas, percepciones y visiones que responden a la singularidad histórica, social y cultural en la que se desarrolla la vida cotidiana de las personas. El valor de esta construcción del conocimiento radica en tomar la práctica social del otro (…). Lo que el otro posee diferente, singular, heterogéneo, es valioso (…) se debe iniciar partiendo del reconocimiento de esos elementos y no de su desplazamiento o descalificación. (Rigal en Rivero, 2005: 415)** . Por estas razones se le considera “un aprendizaje por contraste”, un término que propuso en 2005 Mirian García al final del primer viaje de estudio de la delegación cubana a Europa.

Quienes participan en el viaje de estudio, cualquiera sea su función (coordinación, recibir al grupo, participación en el grupo) ponen en relación significativa los conocimientos, intereses, las actitudes, motivaciones y experiencias que poseen, con los nuevos contenidos que se construyen en los intercambios, a los que se les otorga algún sentido y valor para generalizarlo, transferirlos y extenderlos a las nuevas experiencias ajustados a los contextos socio-económicos específicos. Estos nuevos conocimientos promueven transformaciones en las concepciones, actitudes y prácticas que conducen a un proceso gradual de cambios en el corto, mediano y largo plazo; además, facilitan la búsqueda de soluciones a los problemas y las dificultades identificados, y la implementación de estrategias para enfrentar los desafíos futuros.

Los Viajes de estudio emplean una metodología caracterizada por:

a) la articulación de la práctica con la teoría, privilegiando la primera. Esto supone partir con la descripción de las situaciones problemáticas de la vida cotidiana de los participantes para, a través del conocimiento construido de manera colectiva, explicar y comprender los factores, relaciones y contradicciones de la realidad social, con el objetivo de determinar y emprender acciones transformadoras.

b) la reflexión transita por las experiencias individuales de cada persona, pero provoca meditar sobre lo que hace y vive la organización, la comunidad o la sociedad a la que pertenece.

c) un conocimiento contextualizado. La experiencia teórico-práctica permite considerar que los viajes de estudio utilizan los procedimientos de aprendizaje reflexivo, cooperativo y una estrategia de enseñanza comparativa y de contraste de las opiniones y los conocimientos, que estimula la autoexploración y el autoconocimiento basado en la diversidad. En los viajes de estudio, los actores sociales son sujetos críticos protagónicos del aprendizaje e intercambian roles durante la construcción colectiva del conocimiento.

El proceso de aprendizaje se caracteriza por:

  • producirse en los espacios donde los actores visitados (anfitriones) desarrollan sus vidas laborales cotidianas (y en ocasiones familiares).
  • permitir a los participantes descubrir realidades diversas y diferentes de su ambiente habitual, mejorar su capacidad de análisis y descubrir habilidades posibles de aplicar en su propia realidad
  • ser un espacio de encuentro para el diálogo y la reflexión, donde se vivencian prácticas sociales e intercambios de saberes tradicionales y académicos que conllevan a la solidaridad, la colaboración y la experimentación compartida y que estimulan la contrastación de experiencias, la reflexión crítica y las iniciativas creadoras. Así, se construye una motivación para la acción, la (auto) formación y los cambios.
  • mediar el grupo como espacio de participación y colaboración, lo que no implica ausencia de divergencias y confrontaciones, cuyas intermediaciones favorecen los inter-aprendizajes, la formación de valores, cualidades y normas sociales. El grupo es un organizador social de espacios de experiencias. (Rigal en Rivero, 2005: 416).

Así concebido y aplicado, el viaje de estudio puede ser una potente herramienta de formación, no solamente con el grupo necesariamente reducido de los participantes, sino también con un numero mucho más grande de personas, si se documenta de manera eficiente a través de vídeos, grabaciones audio, publicaciones, como un soporte pedagógico esencial que les permita hacer virtualmente el mismo viaje.

* Dayma Echevarría es Doctora en Ciencias Sociológicas, Profesora Titular del Centro de Estudios de la Economía